jueves, 28 de mayo de 2009

NUESTRA PEQUEÑA ESCUELA LUÍS MARÍA OLASO



Nuestra Historia:


En 1994, cuando la fundación Jesús de Nazareth dona un terreno localizado en la calle El Carmen, dicho terreno era el basurero de la comunidad, el Sr. Francisco Dorta, empresario con mucha sensibilidad humana hacia las necesidades comunitarias, compro el terreno para que se realizara la obra educativa.
La limpieza y reparación del área donde se construiría el segundo núcleo del colegio estaba coordinado por la hermana – maestra Coromoto Nelo y la docente Julia Moreno, apoyadas por los representantes y algunos vecinos del sector.
Estas jornadas se llevaron a cabo durante los fines de semana cada 15 días, los participantes debían llevar sus instrumentos de trabajo (pala, machete, escardilla entre otros.)
Estas jornadas tenían una particularidad, las familias participantes debían llevar algún ingrediente para la preparación de un buen sancocho, el cual era compartido al culminar la actividad del día.
Es en este mismo año (1994) por donaciones de varias instituciones, comienza la construcción de la planta física del colegio, para ese entonces conocida como Andy Aparicio – La Pradera.


El Padre Henry Mendoza y el Padre Luís Ugalde consiguen donaciones para la compra de otros materiales necesarios. Las jornadas de trabajo son intensas, son llevadas durante los meses de Julio, agosto y los primeros días de Septiembre, ya que se debía comenzar el año escolar en la nueva edificación, aunque no estuviese totalmente acabada.
Al inicio del año escolar comenzaron las clases para preescolar y los 3 primeros grados de la primera etapa de básica, faltando por culminar los salones destinados para la segunda etapa estos solo tenían piso y techo, no habían paredes, sólo tobos llenos de arena atados con mecates para establecer limites entre los grados y para evitar que los jóvenes estudiantes cayeran al vació.
Las jornadas continuaban los fines de semana, cuando los padres podían apoyar con su trabajo en la construcción de los salones faltantes.


En el año escolar 94-95 es nombrada directora la profesora Lourdes Campos, que anteriormente se desempeñaba como docente del 4to grado en el “núcleo de Las Casitas”.
Ella, como todo el que conocía el proyecto se enamoro y asumió la dirección y organización del mismo, contando con el apoyo, participación y colaboración de todos los que iniciaron este gran proyecto, con ella se incorpora el primer equipo de docentes del núcleo La Pradera constituido por lo siguiente:
Nelly, José, Julia, Marielba, Ana Isabel, Marlene, Freddy, Mariluz, Tibisay, y la señora Teresa Carreño como obrera


Al comienzo del año escolar 1998-1999 es trasladado el grupo de niños de Las Torres (perteneciente al núcleo central de Las Casitas) a La Pradera, en el turno de la tarde, y se inician las gestiones para la separación administrativa de Las Casitas y La Pradera.
Esta situación surge debido a la dificultad de llevar la administración del Colegio desde un sólo departamento y al surgimiento de un nuevo núcleo en el sector de “El Encanto”.
El equipo directivo del núcleo la Pradera estaba conformado para ese momento por Marta Piñango y Tibisay Rondón quienes comenzaron a realizar los trámites para el permiso ante el Ministerio de Educación del Epónimo “Luís Maria Olaso”. Todo esto bajo la supervisión del P.J Henry Mendoza, quien ejercía el cargo de director.
A través de la Alcaldía del Distrito Capital, se realizaron las gestiones para el permiso del funcionamiento de la institución, el cual, fue expedido el 13 de Diciembre del 2001, a través de la Dirección de Servicios de Gestión Urbana. Toda esta tarea la ejecutó una representante del colegio llamada: Carmen Duran, a quien le estamos muy agradecidos por su apoyo incondicional.
Es importante destacar que el arquitecto asignado de Gestión Urbana se sensibilizó por la carencia de escuelas en la zona, expidiendo el permiso en tiempo record y hasta la tercera etapa de básica.
Asimismo, se efectuaron las diligencias para la incorporación de la institución en la Asociación Venezolana de Escuelas Católicas (AVEC) y en marzo del 2002, se le asignó el número de código a la institución y se emprende la tramitación del resto de los documentos exigidos por la AVEC.
Durante este mismo año se introdujeron los requisitos exigidos por el Ministerio de Educación Cultura y Deportes para ese entonces (MECyD), para formalizar la inscripción inicial del plantel, que se cristalizó, el 14 de Diciembre de 2001. El permiso para su funcionamiento fue expedido hasta el 2007.




Es bueno mencionar que nuestro centro sigue creciendo, se inauguro una nueva cede ubicada en el sector la invasión, y atiende a niños desde 2 grupo de educación inicial hasta 3º grado de I etapa de Educación Básica.




Además este año (2009) se inicio la construcción de una nueva infraestructura, donde se ubicarán, el salón de uso múltiples, la capilla, y se agrandaran las oficinas de administración y dirección.